Clicky

No soy COVICREYENTE ni TELECREYENTE

No soy COVICREYENTE ni TELECREYENTE

Que quede claro lo que somos los que colaboramos en este blog. Ahí va nuestro manifiesto. Compártelo si estás de acuerdo.

  • No soy COVICREYENTE, ni TELECREYENTE.
  • Soy pensante y me informo lo mejor posible, pero sé que hay una PLANdemia como pretexto a un genocidio planificado y no por virus.
  • Sé que el bozal es una maniobra de ingeniería social para enfermar por inhibición de la inmunidad grupal, por respiración insuficiente (hipercapnia, hipoxia, carbooxihemoglobina…) y para amedrentar y someter, a la vez de hacer conteo estadístico de cuánta gente les cree o se deja someter.
  • Haré todo lo posible para despertar a los demás.
  • Promuevo una Política Natural SIN partidos ni ideologías, salvo EL BIEN COMÚN que garantiza el bien individual, donde el Pueblo ELIGE A LOS CANDIDATOS en vez de votar a los que les ponen delante.
  • Estoy en contra de las PCR y de TODAS las vacunas.
  • Estoy en contra de los toques de queda y de cualquier restricción a la Libertad de movimiento y trabajo.
  • Estoy en contra del cierre de negocios y empresas, bares, restaurantes y hoteles, porque lo que los gobiernos esclavistas buscan es la PAUPERIZACIÓN, es decir la miseria extrema. La esclavitud, para efectuarse, siempre ha necesitado generar pobreza, en vez de riqueza.

 

Las pruebas pcr NO sirven para diagnosticar una enfermedad, tampoco el COVID

El 15/09/2022 se celebró Juicio Contencioso Administrativo en Santa Cruz de Tenerife.

Ante la Juez de ese Juzgado participaron en la vista, el letrado Juan Sáez Peláez como demandante a la Comunidad Autónoma de Canarias por la fiabilidad de los test PCr, la abogada de la Comunidad Canaria como demandada y la Perito Naira Chasco Carpio (licenciada en Biología y Dra en Genética) que declara bajo juramento ante la Jueza y lo deja muy claro:

Las pruebas PCr son una herramienta clínica para amplificar material genético, NUNCA para diagnosticar una enfermedad (ni covid).

Pincha en la imagen para ver el vídeo

Por otra parte hay que saber que:

El artículo 2.4 y el artículo 8 de la ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente, establece que: ni siquiera bajo el amparo de una crisis sanitaria y sin la oportuna autorización judicial no se puede obligar a nadie a practicar una prueba médica.

Por tanto, cualquiera que lo haga será acusado de un delito de coacciones y un delito de prevaricación; el de coacciones artículo 172 del código penal y el de prevaricación de los artículos 404, 405 y 406, penados con prisión e inhabilitación para el ejercicio de la profesión.

Así que ya sabes, el médico que te obligue a realizar pruebas médicas -que en España son siempre voluntarias bajo consentimiento libre y voluntario del paciente- será acusado de coacciones atendiendo al mencionado artículo 172 del código penal.