Clicky

Seleccionar página

El Gobierno ocultó a las 62 familias del Yak-42 las facturas de la aeronave porque eran falsas; se falsificaron para cobrar comisiones a través de una sociedad libanesa que subcontrataba servicios con márgenes para repartir mordidas entre altos cargos del Ejército.

Las facturas demostraban que la aeronave estaba remotorizada: «Estaban tan echos mierda que no los dejaban ni aterrizar»

José Bono descubre esta información y la utiliza como ascensor político. También para paralizar operaciones judiciales en las que se le investigaba por un constructor (Santa María) que le regaló dos áticos por varias operaciones cruzadas con el Pocero y Eduardo Zaplana.

Cómo se concedieron ascensos y medallas a Jueces del caso para obstaculizar la investigación, o cómo se paralizaban investigaciones de tráfico de drogas dentro del PSOE por influencias de actores relacionados en esto, también.

Y esto es sólo la punta del iceberg.

Fuente:ALVISE

Pin It on Pinterest