Clicky

4 motivos para pagar en efectivo

Cuando usamos dinero en efectivo, tendemos a gastar menos de lo que gastaríamos con el llamado “dinero de plástico”.

Esto es así porque el control de las finanzas acostumbra a ser menos rígido y los billetes son mucho más representativos visualmente que la tarjeta.

Algunos motivos para pagar en efectivo

1.- Pagando en efectivo, ninguna entidad es conocedora de nuestros hábitos de consumo.

2.- Pagar en efectivo protege tu privacidad financiera, ya que no deja rastros electrónicos ni registros de transacciones.

3.- La gran mayoría de los pequeños y medianos comercios prefieren los pagos en efectivo, les ahorra las tarifas de transacción asociadas con los pagos con tarjeta.

4.- El dinero en efectivo es dinero real, (y dinero de curso legal), lo puedes palpar, lo puedes ver con tus propios ojos, y lo puedes almacenar bajo tu propia custodia.

“Decir que no hace falta privacidad porque no tienes nada que ocultar es igual a decir que no hace falta libertad de expresion porque no tienes nada sustancial que aportar”.

Deberías leer también :

https://jugo.social/agenda-2030-nos-quieren-controlar-con-el-dinero/

Fuente:

https://t.me/genteautosuficiente/992

Denunciad la manipulación climática

De Nauzet Morgade:

DENUNCIA MANIPULACIÓN CLIMÁTICA

Trabajo descomunal con 50 hojas de pruebas muy serias.

Podéis presentarla individualmente o imprimir una sola copia y firmarla entre varios (registrarla es gratis).

INSTRUCCIONES

PRIMERO:

Imprimid la denuncia y en el primer folio rellenad vuestros datos (nombre, apellidos, DNI y email). Si sois mas de 15 imprimid una copia extra del primer folio, si sois menos, tachad los campos que sobren hacia abajo. Al final (en la hoja 50) ponéis ciudad, día, mes, año y firmáis todos.

SEGUNDO:

Id al juzgado de guardia de vuestra ciudad y registrad la denuncia con vuestro DNI.

TERCERO:

Aseguraos que os dan el sello de registro de entrada.

Este esfuerzo tiene como objetivo denunciar la farsa del cambio climático y detener la eco-dictadura que una sinarquía supranacional está implantando a base de mentiras, corrupción y manipulación climática clandestina.

Aqui el archivo:

Fuente

https://t.me/NauzetMorgadeOficial/703

Dictadura global amigos

Analicemos el ODS número 17 de la #Agenda2030:

“Aianzas para el logro de los objetivos “

Este es último objetivo de la Agenda 2030, el que sintetiza, explicita y desvela el verdadero proyecto que llevan desarrollando y tratando de implementar desde hace décadas:

El establecimiento de un Nuevo Orden Mundial para controlar y disponer de nuestras vidas.

¿Cómo lo están haciendo ?

A través de los medios de comunicación, que ellos controlan, que serán los que establezcan qué es la verdad, qué hay que creer y qué es la desinformación, la teoría de la conspiración y las fake news:

1.- Son los profetas de las calamidades que se ciernen sobre la humanidad, inoculando el virus del miedo en la población.

2.- Censuran y cancelan a los que no se adhieran al plan, tachándolos de negacionistas, incívicos e insolidarios.

3.- Promueven la implantación del pensamiento único, la persecución de los valores cristianos, imponiendo una nueva ideología dominante, normalizando comportamientos contrarios a la naturaleza y la dignidad humana en sus contenidos de entretenimiento, condicionando las conductas sociales, especialmente de los más jóvenes, y alineándolas a los objetivos de sus dueños para lograr el Nuevo Orden Mundial.

A través de los gobiernos, que les sirven, que son los que promueven leyes que transforman el orden social para implementar y consolidar los objetivos ocultos de la Agenda 2030, su ideología, sus restricciones, su nuevo establishment y sus estructuras de poder.

Leyes que promuevan una guerra cultural contra los cimientos de nuestra civilización.

Políticos que venden la soberanía de las naciones, sus recursos y riquezas y traicionan la confianza de sus ciudadanos a cambio de cinco minutos más de poder, unos pocos aplausos y una jubilación dorada en multinacionales y organismos internacionales.

A través de las grandes empresas y multinacionales, que pondrán su imagen, su misión empresarial y su responsabilidad social al servicio de promocionar, blanquear y difundir este Nuevo Orden Mundial.

Son empresas que dominan los sectores industriales, agroalimentarios, servicios profesionales, turismo, farmacéutico y sanitario, servicios financieros de banca y seguros, telecomunicaciones y energía. Establecerán políticas, tarifas y servicios que obliguen a sus clientes a tragar con los postulados mundialistas y asumir el relato oficial del miedo. Apoyarán las legislaciones de los gobiernos con el fin de llevarse un poco más del pastel.

A través de científicos, profesores, médicos, investigadores, abogados, periodistas, policías, personas de la cultura y profesionales de todo tipo, que traicionarán su deontología, su autoridad y su prestigio para convertirse en colaboradores necesarios, que desde su posición privilegiada influyan en el pensamiento, en el conocimiento científico, en la educación, en la manipulación de la información y en el comportamiento de las personas, a cambio de dinero y fama.

A través de las empresas tecnológicas, que los poderosos han creado o comprado y que utilizan su creatividad, su innovacion y sus recursos en tecnología en perfeccionar el control, el seguimiento y el acoso a la privacidad e intimidad de las personas, mientras les entretienen con gadgets y juguetitos que les prometen una vida más facil y el fin de sus problemas. Mediante su uso obtienen nuestra información, estudian nuestros hábitos de vida, trabajo, entretenimiento, monitorizan nuestras relaciones sociales, trazan perfiles y venden toda esta información para desarrollar formas cada vez más efectivas de controlarnos y condicionar nuestra forma de pensar.

A través de las organizaciones supranacionales, políticas, económicas y sociales, que les permiten someter a los países e imponerles una nueva legislación y una nueva moral, estableciendo a nivel mundial políticas y doctrinas iguales en todo el mundo, evitando los procesos electorales, eliminando las barreras nacionales y consiguiendo de facto un control efectivo sobre toda la población mundial.

Son la ONU, la OMS, El Foro Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la UNESCO, UNICEF, son también tantas ONG que promueven y ejecutan los planes globalistas. Son los gérmenes del nuevo gobierno global que una vez conseguido el objetivo, decidirá sobre nuestra salud, nuestra educación, nuestros derechos, nuestros trabajos y en definitiva sobre nuestras vidas, sin oposición.

A través de los líderes religiosos, que renunciarán a los principios, doctrinas y creencias que se comprometieron a defender y de los que son faros para miles de millones de personas en todo el mundo. Estos traidores a la Verdad difundirán en su lugar una amalgama de doctrinas sincretistas, nacidas de la ideología dominante y el pensamiento único, bajo la promesa de una sociedad en paz, armonía, igualdad, libertad y fraternidad, en comunión con la Madre Tierra, para la construcción de un paraíso en la Tierra. Junto al Gobierno Global del Nuevo Orden Mundal conformarán también una Religión Mundial que guiará las creencias y los comportamientos morales de la humanidad.

A través de sociedades secretas, donde los poderosos se reúnen y planifican todo, donde reciben la perversa inspiración para sus planes y venden sus almas por un poco de poder temporal. Donde dan rienda suelta a sus inmoralidades, sus abusos y sus crímenes impunemente. Donde han planeado desde hace siglos infiltrarse, corromper y destruir desde dentro las instituciones que forman los pilares y fundamentos del orden social cristiano en occidente.

A través de una ciudadanía dormida e indolente, paralizada por el miedo a perder su engañoso estado de bienestar, sin espíritu crítico, sin cuestionarse ni rebelarse contra leyes e imposiciones injustas. Personas cuya mente está colonizada por el ocio, la televisión y las redes sociales, mientras les roban sus derechos, su libertad, su dinero, su historia, su soberanía, su cultura y su fe.

¿Quiénes son esta gentuza ?

Sabenos cuál es su objetivo, cuál es su plan, cuáles son sus medios y llega el momento de ssber quiénes son los que mueven los hilos.

Son personas poderosas, que influyen en gobiernos e instituciones, que han creado y dirigen los organismos supranacionales, que controlan los medios de comunicación y las grandes empresas internacionales, que realizan pactos secretos y que están por encima de cualquier organismo político, legal, económico y social.

Son multimillonarios y se presentan en sociedad como filántropos y bienhechores, de los más vanidosos conocemos sus nombres y apellidos, de los más discretos podemos ver su mano invisible orquestando los distintos escenarios que se suceden en la historia y que terminan distorsionándose al público bajo acusaciones de teorías de la conspiración y posverdad.

Son los Amos del Mundo y sus decisiones afectan a miles de millones de personas en todo el planeta. Ahora quieren establecer el Nuevo Orden Mundial y están muy cerca de conseguirlo.

¿Creéis que todo esto es cuento?

Hay dos empresas que se reparten el control de Abertis, ACS, AENA, Amadeus, Banco Sabadell, Banco Santander, BBVA, Bankinter, Ferrovial, Grifols, Iberdrola, Repsol, Telefónica, Apple, Google, Disney, Netflix, Amazon, Microsoft, Coca Cola, Samsung, Meta (Facebook, Instagram), Intel, Nvidia, Cemex, Pepsico, Time Warner, Ferrari, Gilead, Bank of America, Wells Fargo, Citigroup, Goldman Sachs, Oracle, Sales Force, Johnson & Johnson, Ford, Tesla, Pfizer, Moderna, Bayer, McDonalds, Starbucks, Wal-Mart, Exxon, Visa, Mastercard, American Express, Paypal, Nike, Chevron, Uber, Boeing, Procter & Gamble, Unilever, Mondelez, Fox News, CBS, Atresmedia (Antena 3, la Sexta, Onda Cero, etc.), Prisa (El País, los 40, Santillana, SER, etc.), Mediaset (Telecinco, Cuatro, etc.), entre muchísimas otras.

Imaginamos que siendo unas empresas tan importantes y con tanto poder conocerás sus nombres y quiénes son sus dirigentes.

Si lo sabes, nada de lo que has leído te sorprenderá, si no lo sabes, pregúntate por qué y despierta de una vez.

Fuente

Aquí

Miedo, miedo y más miedo

Analicemos el ODS número 16 de la #Agenda2030:

“Paz Justicia e Instituciones sólidas”

El miedo es el arma más poderosa y efectiva para poder controlar un colectivo.

El miedo paraliza, bloquea la mente y hace serviles a los individuos, que aceptarán u obedecerán las normas que imponga la autoridad, sin cuestionarlas.

En su afán de dominar el mundo y subvertir el orden social actual, los poderosos no dudarán en provocar o aprovecharse de situaciones extraordinarias, en la que se produzca un clima de temor entre las personas para ir poco a poco quitándoles la libertad sin que se den cuenta.

Esto que puede sonarnos a China y su estricto control social, lo hemos vivido todos (muchos sin ser conscientes de ello) durante los años de pandemia.

Las fases de implantación del miedo

– Una amenaza externa

puede ser real, creada o provocada. Algunos ejemplos pueden ser catástrofes naturales, epidemias, guerras, crisis económicas, un golpe de estado, una oleada de robos en el barrio, una invasión alienígena… En definitiva, situaciones que alteran el orden normal de la cosas, que rompen con la rutina y someten a las personas a altas dosis de estrés, incertidumbre y miedo.

– Una aparente solución

en medio de la confusión y del temor aparece alguien que parece que sabe lo que hace y que tiene una solución para devolvernos a la normalidad y seguridad de nuestras vidas anteriores.

– Una contraprestación

pero como nada es gratis en esta vida, a cambio de la solución se nos pide que ofrezcamos una contraprestación. Ésta, rara vez será económica sino que se nos pedirá renunciar temporalmente a parte de nuestra privacidad, de nuestra libertad, de nuestra propiedad, para obtener una seguridad o protección de la que ahora carecemos y que estimaremos más valiosa que cualquier otra cosa.

– La aceptación

Una vez aceptada la propuesta por la mayoría llenarán nuestra vida de normas que restrinjan nuestras libertades siempre bajo la promesa de la temporalidad y para ser más eficaces llenarán nuestras vidas de dispositivos que les permitan detectar la amenaza incluso antes de que se produzca.

– El tiempo

cuando esa promesa de temporalidad comience a desvanecerse y la situación se alargue más de lo previsto, se producirán dos situaciones:

1.- Muchas personas se habrán acostumbrado a esa privación de libertad y la habrán asumido como parte de la «nueva normalidad» que el contexto impone.

2.- Habrá quienes empiecen a desconfiar e incluso a oponerse a las medidas, valorando más su libertad que la aparente protección que le ofrecen las nuevas normas.

– Los cómplices

para evitar disidencias y detectar opositores hasta en los lugares más ocultos, los que ejercen el poder se servirán de aquellos que tengan más miedo, ofreciéndoles una oportunidad de demostrar su compromiso a la causa.

Estos policías “improvisado” denunciarán a cualquier persona que infrinja las normas, movidos muchas veces por el odio y el pánico, deshumanizando a los infractores y tratándolos como una amenaza que hay que eliminar.

– La represión

perseguir y castigar las infracciones permite consolidar la nueva situación en el tiempo, con el fin de establecer de forma permanente las nuevas medidas, que irán además siendo cada vez más estrictas. Cuanto más tiempo pasa, más se cede, más difícil es la posibilidad de recuperar la libertad y más totalitarismo.

– La solución definitiva

este totalitarismo será el remedio final que, una vez establecido, ante la imposibilidad de volver al orden anterior, permanecerá de forma indefinida, cuando ya nadie ni siquiera se acuerde de la amenaza primera que provocó todo el cambio.

Este proceso se repite en mayor o menor medida muchas veces en nuestras vidas, no solo en situaciones de una gravedad excepcional, sino incluso como técnica comercial o requisito imprescindible para poder utilizar un servicio, para vendernos seguros, para instalarnos una aplicación en el teléfono móvil, para poder sacar nuestro dinero de un cajero, para comprar una silla de bebé para el coche, para ponernos una vacuna determinada, para que no nos entren en la cuenta de Instagram,…

El miedo es el elemento común que permite todas estas cosas en las que el resultado es siempre el mismo: cedemos nuestra libertad por un poco de aparente seguridad.

Y ello va a más, porque hay un miedo principal que han conseguido inocular en la sociedad: el miedo al cambio climático, bajo cuya amenaza (real, creada o provocada) ya se están cambiando los cimientos y la estructura de nuestra sociedad. Porque solo con el control absoluto se podrán conseguir «ciudades y comunidades sostenibles».

¿Cómo lo están haciendo?

-Creando y provocando situaciones de emergencia que supongan una amenaza para todo el planeta.

– Aprovechando las emergencias reales y presentándolas como consecuencia de las emergencias creadas y provocadas.

– Sirviéndose de los medios de información y comunicación para acrecentar la sensación de emergencia y para difundir un relato único de los hechos.

– Censurando y persiguiendo las informaciones que contradigan el relato oficial, tachándolas de bulos y desinformación, amparados por cómplices que se aprovecharán de su situación de autoridad y credibilidad para confundir a las personas.

– Desacreditando a los expertos que aporten criterios y argumentos profesionales o científicos y que puedan reducir la atmósfera del miedo entre la población.

– Estableciendo legislaciones y medidas que restrinjan las libertades de los individuos: libertad de movimiento, de reunión, de expresión, de propiedad, de privacidad, etc.

– Imponiendo multas, sanciones y mayor privación de libertades para disuadir a los infractores y opositores.

– Promoviendo la «colaboración ciudadana» para llegar a aquellos lugares donde las medidas impuestas no sean suficientes.

– Estableciendo un sistema de premios y castigos según el comportamiento esperado, que supongan la promoción o degradación social de los individuos.

– Promoviendo la concentración de la población en las ciudades, que son más fáciles de controlar que los pueblos.

Fuente

Aquí