Son muchas las marcas que nos encargan trabajos para su estrategia digital y de redes sociales, pero nos damos cuenta que muchas veces NO saben lo que quieren/piden.

Community Manager o Social Media Manager

Y es que parece ser que a veces nos quieren contratar la labor de gestión de sus redes sociales pero nos están pidiendo la realización de las labores de dos figuras distintas -incluso tres, si también quieren que les diseñemos y gestionemos su web – (claro todo al precio de la «figura» más barata 😜).

Vamos a ver si somos capaces de aclarar las diferencias entre dos figuras (por ende dos labores) bien distintas.

El Social Media Manager (SMM)

El SMM se encuentra jerárquicamente por encima del Community Manager.

El Social Media Manager

Su labor es analítica, de creación y control de la estrategia que se haya establecido, y también de investigación.

Algunas de sus tareas:

  • La elaboración de un estudio de mercado.
  • La creación del plan estratégico Social Media acorde a los objetivos y presupuestos establecidos.
  • La interpretación de los datos del informe (que habrá elaborado previamente el CM) y el análisis de la eficiencia de la estrategia llevada a cabo así como plantear los cambios que sean necesarios en la misma.
  • Liderar las acciones a llevar a cabo durante una crisis de reputación.
  • Definir y segmentar el público objetivo.

El Community Manager (CM)

El CM es el que controla y maneja las redes sociales, publica los contenidos y se encarga de que la reputación digital de la marca o empresa funcione correctamente.

El Community Manager

Algunas de sus tareas:

  • Publicar contenido sobre tendencias actuales en las Redes Sociales que se estén manejando.
  • Monitorizar la actividad de dichas Redes.
  • Realizar un informe sobre la monitorización de las redes sociales de la empresa y reportar al SM.
  • Dar la cara”, es decir, las acciones concretas en blogs, foros y redes sociales son su cometido.
  • Conocer e interactuar con el público objetivo de la marca a la que ambos representan.

¿ Qué pasa entonces?

Pues sencillamente que ,al no conocer estos detalles, las marcas contratan por el precio y no por la actividad que necesitan porque en muchos casos desconocen sus necesidades y quieren un asesoramiento y gestión «integral» sin darse cuenta que están pidiendo cosas distintas y cada una tiene su precio (independientemente de que la labor la haga una sola persona -que suele ser habitual-)

Vamos que ¿a qué no es lo mismo un chófer que un mecánico para las necesidades de un vehículo?, bueno salvo que se quiera que el chófer haga también de mecánico (o viceversa) en cuyo caso tendrá que cobrar por dos trabajos distintos ¿no?

Esperamos que este post sirva para despejar dudas y ayude a valorar debidamente el trabajo de estas dos figuras del «Marketing Digital» por otra parte, tan teclamadas hoy día.

Pin It on Pinterest