Clicky

Ley n° 48 del Poder : Sé cambiante en tus formas

Sé cambiante en tus formas (Ley n° 48 del Poder)

Al adoptar una forma definida y tener un plan claro para todo el mundo, te convertirás en el blanco de ataques diversos.

En lugar de brindar a tus enemigos algo concreto que atacar, mantente flexible, adaptable y en movimiento.

Acepta el hecho de que nada es absoluto y de que no existen leyes fijas. La mejor manera de protegerse es mantenerse tan fluido y amorfo como el agua.

Nunca apuestes a la estabilidad ni a un orden perdurable: todo cambia.

Ley n° 47 del Poder: No vayas más allá de tu objetivo original

No vayas más allá de tu objetivo original (Ley n ° 47 del Poder)

No vayas más allá de tu objetivo original: triunfar, aprender a cuándo detenerte.

El momento del triunfo es a menudo el momento de mayor peligro.

En el fragor de la victoria, la arrogancia y un exceso de confianza en tus fuerzas pueden llegar a impulsarte más allá de la meta que te habís propuesto en un principio, y al ir demasiado lejos, serán más los enemigos que te crearán que los que logres vencer.

No permitas que el éxito se te suba a la cabeza.

No hay nada como la estrategia y la planificación cuidadosa.

Fíjate un objetivo y, cuando lo alcances, detente.

Ley n° 46 del poder : Nunca te muestres demasiado perfecto

Nunca te muestres demasiado perfecto)(Ley n° 46 del poder)

Siempre es peligroso mostrarse superior a los demás, pero lo más peligroso de todo es parecer libre de toda falla o debilidad.

La envidia genera enemigos silenciosos. Lo inteligente es poner de manifiesto, de vez en cuando, tus defectos y admitir vicios inofensivos, a fin de desviar la envidia y parecer más humano y accesible.

Sólo los dioses y los muertos pueden parecer perfectos impunemente.

Ley n° 45 del poder : Predica la necesidad de cambios, pero no muchos a la vez

Predica la necesidad de cambios,  pero no muchos a la vez (Ley n° 45 del poder)

En teoría, todo el mundo comprende la necesidad del cambio, pero en el nivel cotidiano el ser humano es hijo de la costumbre.

Demasiada innovación resulta traumática y conducirá a la rebelión.

Si eres nuevo en una posición de poder, haz alarde de respetar la forma tradicional de hacer las cosas.

Si se impone un cambio necesario, hazlo aparecer como una leve modificación positiva del pasado.

Ley n° 44 del poder : Desarma y en furece con el efecto espejo

Desarma y enfurece con el efecto espejo (Ley n° 44 del poder)

El espejo refleja la realidad pero también es el arma perfecta para el engaño: cuando te reflejas en tus enemigos, haciendo exactamente lo que hacen ellos, tus rivales no lograrán deducir tu estrategia.

El efecto espejo los burla y humilla, lo cual los lleva a reaccionar en forma desmedida. Al poner un espejo frente a su psique, los seduces con la ilusión de que compartes sus valores.

Al reflejar sus acciones en un espejo, les enseñas una lección.

Son muy pocos los que pueden resistirse al poder del efecto espejo.

Ley n° 43 del poder : Trabaja sobre el corazón y la mente de los demás

Trabaja sobre el corazón y la mente de los demás (Ley  n° 43 del poder)

La coerción provoca una reacción que, con el tiempo, puede actuar contra tí.

Es necesario lograr, mediante maniobras de seducción, que los demás se muevan en la dirección que deseas.

Una vez seducida, la persona se convierte en tu leal servidor. Y la forma más eficaz de seducir a alguien, consiste en manejar con habilidad las flaquezas y la psicología del individuo.

Debilita la resistencia del otro a través de la manipulación de sus emociones, jugando con lo que el ama y valora, o lo que teme.

Si ignoras el corazón y la mente de los demás, terminarán odiándote.

Pin It on Pinterest